La joven albina abandonada en China de bebé que se convirtió en modelo de Vogue

Cuando Xueli era bebé, sus padres la abandonaron en el jardín de un orfanato. En China, muchos ven al albinismo como una maldición.Esta rara condición genética provoca una falta de pigmentación que hace que la piel y el pelo de Xueli sean extremadamente pálidos. También hace que la joven sea muy sensible a la luz del sol.Pero su aspecto diferente fue lo que la llevó a seguir la carrera de modelo. Ahora, a sus 16 años de edad, ha aparecido en la revista Vogue y en numerosas campañas publicitarias de importantes diseñadores.

Xueli Abbing compartió su historia con la periodista de la BBC Jennifer Meierhans.

Xueli

El personal del orfanato me bautizó Xue Li. Xue significa nieve y Li hermosa. Fui adoptada cuando tenía 3 años y me fui a vivir con mi mamá y mi hermana a los Países Bajos.

Mi madre decía que no había un nombre más perfecto para mí que el que tenía. Pensaba que era importante mantener una referencia a mis raíces chinas. En la época en que yo nací en China, el gobierno aplicaba la política de un solo niño por familia. Uno era completamente desafortunado si tenía un niño con albinismo. Algunos, como yo, eran abandonados, otros encerrados o, si los mandaban a la escuela, les teñían el pelo de negro.

Pero en algunos países de África son perseguidos, puede que les corten sus extremidades o que los maten. Médicos brujos usan sus huesos para hacer medicinas, ya que mucha gente cree que estas pueden curar enfermedades. Pero claro que esto no es cierto. Estas creencias son mitos.Yo tuve suerte: solo fui abandonada.

Mis padres biológicos no dejaron ninguna información sobre mí, por eso no sé cuándo es mi cumpleaños. Pero hace un año, me hicieron una radiografía de la mano para tener una idea más precisa de mi edad, y los médicos pensaron que lo más aproximado eran 15 años.

Empecé a modelar por casualidad, cuando tenía 11 años. Mi mamá estaba en contacto con un diseñadora que era originaria Hong Kong.

Ella tiene un hijo con labio leporino y había decidido que quería diseñar ropa muy elegante par él, así la gente no solo le miraría fijamente la boca.

Llamó a la campaña «imperfecciones perfectas» y preguntó si yo quería sumarme a su show de moda en Hong Kong. Fue una experiencia increíble. Después de eso, me invitaron a una serie de sesiones de fotos, una de ellas fue para Brock Elbank en su estudio de fotografía en Londres.

Él publicó mi retrato en Instagram y la agencia de modelos Zebedee Talent se comunicó conmigo y me preguntó si quería unirme a su proyecto para hacer que la gente con discapacidades estuviese representada en la industria de la moda.

Una de las fotos que me tomó Brock apareció en la edición italiana de Vogue en 2019 donde Lana del Rey aparecía en la portada. En ese momento, no sabía cuán importante era la revista y me llevó un tiempo entender por qué la gente estaba tan emocionada con eso.

En el modelaje, verse diferente es una bendición, no una maldición, y me da una plataforma para crear conciencia sobre el albinismo. La campaña de Kurt Geiger es un gran ejemplo de cómo me permiten mostrar mis diferencias. Me dejaron crear y dirigir la toma con mi hermana porque debido a las restricciones del coronavirus el fotógrafo no podía estar en el estudio. Eso significó que me pude expresar como quisiese y estoy muy orgullosa de los resultados.

Todavía hay modelos que miden como dos metros y son muy flacas pero ahora la gente con discapacidades o diferencias aparece más en los medios y eso es genial, pero debería ser normal.

Comparte