GASTRONOMÍA NOTICIAS 

¡Adiós a la palta! Entérate del impacto que tiene en el medio ambiente

El aguacate es un ingrediente esencial de la cocina mexicana y en los últimos años ha habido un boom en su popularidad mundial, haciéndolo uno de los productos más exportados en nuestro país (dato curioso: México es el principal productor y exportador de palta a nivel mundial). Pero puede que esta popularidad esté a punto de llegar a su fin, ya que varios aclamados chefs alrededor del mundo ahora se rehúsan a usarlo o, por lo menos, tratan de disminuirlo.

Aunque pueda que esto te parezca muy raro, la razón no es tan descabellada: el aguacate tiene una huella de carbono muy elevada.

La huella de carbono es un indicador medioambiental que refleja la cantidad de gases de efecto invernadero que individuos, organizaciones, eventos y productos generan de manera directa e indirecta.

Se estima que, para la producción de 1 kg de palta, se producen 12.39 kg de dióxido de carbono equivalente. No pierdas de vista que se mide la generación tanto directa como indirecta de gases y, para muchos alimentos, la generación más importante ocurre durante su transporte. Por ejemplo, ya que la producción de aguacate se da mayoritariamente en América Latina, para que estos lleguen a países europeos se utiliza mucho combustible, además de energía, pues deben mantenerse en congelación para que lleguen en buenas condiciones.

El impacto no se detiene ahí, sino que esta fruta requiere muchísima agua. De acuerdo con Thomasina Miers, cofundadora de la cadena de restaurantes mexicanos Wahaca, se necesitan aproximadamente 240 litros ¡por pieza! Así es, ¡un solo aguacate requiere de 240 litros de agua! Otras cifras nos dicen que cada kilo de aguacate puede requerir hasta 2000 litros de agua en su producción. Claro, esto varía muchísimo de región a región y no es posible dar una cifra que aplique para todo el mundo.

Comparte