FARANDULA NOTICIAS 

REDNBLUE encuentra otras maneras de «Ver» en su nuevo sencillo

Luisa Quiroga ha dejado su huella en la música alternativa colombiana y latina desde hace varios años. La artista visual y multi-instrumentista colombo-chilena se ha convertido en una de las voces más interesantes de las nuevas músicas en Colombia, primero en la etapa formativa de Moügli y luego como guitarrista y vocalista de Arrabalero, banda con la que se ha presentado en importantes plazas como el Estéreo Picnic, Jazz al Parque, Hermoso Ruido, El Foro el Tejedor (México), entre varias otras. Ahora, después de tomarse un hiato con Arrabalero para concentrarse en sus estudios, Quiroga continúa presentando los colores de su trabajo solista, REDNBLUE, el cual presentó en 2021 con los sencillos “In My Head” y “Breathe”. Después de regresar con «Adentro mío» hace un par de meses, REDNBLUE presenta «Ver», un corte intimista en el que reflexiona sobre las formas de conectar con el mundo. 

Cada vez más cómoda con los ropajes electrónicos con los que ha venido vistiendo sus canciones intimistas, REDNBLUE presenta un corte atmosférico en el que reflexiona sobre el valor del presente, de detenerse en el momento preciso para tomar aire y seguir con nuestro camino. «Ver’ es una canción que me recuerda que, más allá de lo que pase en mis pensamientos, tan solo tengo que tomarme un momento y observar a mi alrededor para encontrarme en el lugar en el que estoy», explica Quiroga sobre este nuevo lanzamiento, influenciado por las formas del trap contemporáneo y el R&B.

Este nuevo lanzamiento de REDNBLUE nace de un momento clave en su vida, un instante en que se permitió transformarse para encontrarse en la paz propia. En medio de meses convulsos tras su regreso a Bogotá, la compositora se vio envuelta en medio de una vorágine de sentimientos acelerados. Buscando darse un espacio propio, REDNBLUE decide pararse y encontrarse, buscando toda la belleza que la circunda, y toda la que lleva dentro suyo como un amuleto de fortaleza para los días más difíciles. «Hay muchas maneras de ver. No solo a través de nuestra mirada, también hay otras formas como escuchando, sintiendo, dialogando internamente con uno mismo», explica. Así, Quiroga abre las posibilidades para conectar con el mundo. Cuando estamos atrapados en el pasado alegre o en el futuro incierto, perdemos la capacidad de fluir, de habitar este momento preciso en el que se encuentra la verdadera magia. 

«‘Ver’, es una canción que invita a dejar ir. No es necesario recordarlo todo, ni estar pensando y sobreanalizando cada pensamiento». añade. «A veces, lo que necesitamos es mirar a nuestro alrededor o cerrar los ojos para mirar hacía adentro, para poder escuchar. En especial, eso es lo que me transmite la canción cuando el bajo y el bombo se vuelven más prominentes: presencia». «Ver» nació en la guitarra como una suerte de bossa nova que pronto mutó a latitudes musicales más contemporáneas, influenciada por géneros en el espectro de lo urbano sobre los que los arreglos minimalistas construyen atmósferas delicadas para encontrar la paz en medio del ruido. Luego, la celebración de nuestro amor por el mundo se manifiesta en forma de un clímax contenido para bailar en nuestra propia latitud, con los ojos cerrados.   

Valiéndose de la personificación como herramienta retórica, REDNBLUE le habla a un «tú» incierto, una entidad de la que no puede soltarse. «Seguro cada persona que la escuché la interpretará de una manera distinta. A veces la música/inspiración no se refiere a alguien en específico. A veces esa personificación es sobre un pensamiento, un sentimiento, algo que está constantemente en el día a día dentro de uno. La canción la escribí hablándole a ese ‘algo’ como si fuera una persona para poder dialogar», explica. REDNBLUE construye canciones de una belleza zen en la que la depuración del artificio construye melodías sinceras que acompañan reflexiones necesarias para un momento cultural en el que parecemos habernos olvidado de lo esencial. Cuando volvemos al pasado con dolor o miramos al futuro con angustia no estamos siendo parte de la conversación que nos circunda: simplemente no estamos aquí. «Ver» es una invitación a modo de mantra a retomar el amor propio para poder manifestarlo al mundo. Un día a la vez, en este momento preciso. 

Comparte