NOTICIAS SALUD 

El ser humano es monógamo por decisión, naturaleza o presión de la sociedad

Lima.- Al hablar de relaciones de pareja, el término de “monogamia” pareciera estar implícito entre las cualidades que se esperan del vínculo afectivo. Sin embargo, de acuerdo con una encuesta realizada en Latinoamérica a más de 15 mil personas que habían sido infieles, el 55% manifestó no creer en la monogamia, considerándola como una “imposición social”.

Sobre la práctica de la monogamia, las investigaciones evidencian que los seres humanos son una de las pocas especies de mamíferos que suelen apegarse a esto. Incluyendo además al pingüino, el lobo gris, la lechuza, el cóndor, el castor y algunos tipos de primates.

Esto lleva a preguntarse si la monogamia es parte de nuestra naturaleza o se trata de un concepto impuesto por la sociedad que hemos adaptado y aprendido con el tiempo. De acuerdo con la psiquiatra Judith Lipton y el psicobiólogo David Barash, autores del libro ‘El Mito de la Monogamia’, de modo natural, nuestra biología tiene tendencias a la poligamia.

Estos autores sugieren que la monogamia es considerada un estilo de vida natural, y es que, aunque parezca un concepto que se ha aceptado a través de los años y se ha convertido en un parámetro que toda relación debe acatar, los estudios también determinan que la poligamia obedece más a la naturaleza del ser humano.
Infidelidad: Una realidad que no se reconoce
Un estudio realizado por Gleeden, el 1er sitio de encuentros extraconyugales pensado por mujeres y para mujeres arrojó que el 28% de las personas encuestadas reconoció haber sido infiel en sus vínculos sentimentales, mientras que un 20% afirmó no imaginar su vida sin este tipo de relaciones extraconyugales.

El tiempo de la relación, también fue un factor determinante para la infidelidad. Según estas investigaciones, el 43% de quienes fueron infieles comenzaron a serlo desde los 10 años de estar en pareja y un 18% admitió ser infiel después de los 5 años. Por su parte, el 30% de los encuestados afirmó que las relaciones extraconyugales le permitieron mantener su matrimonio a flote.

¿Presión social o naturaleza?
Bertrand Regader, director del sitio web ‘Psicología y Mente’, aseguró que existen razones sólidas para sostener la creencia de que “la monogamia en los seres humanos sí es natural”, esto si logra comprenderse que lo natural indica que existe una predisposición a actuar de determinada forma. Sin embargo, la naturaleza del hombre puede partir de las presiones que ejerce la sociedad en este.

Entre las razones que se convierten en los grandes aliados de la infidelidad, la rutina y el aburrimiento son dos aspectos que resaltan entre quienes justifican la necesidad de acudir a iniciar relaciones extramaritales.

No es casualidad que, según estos estudios, los datos demuestren que el 55% de quienes han cometido una infidelidad, consideran que la monogamia se basa en un parámetro impuesto por la sociedad, mientras que el 45% que resta, asegura que, si las circunstancias se dan, se puede guardar fidelidad a la pareja.

Finalmente, la encuesta revela que la disconformidad con la relación de pareja fue un determinante para que el 40% de infieles señalara que si este nexo afectivo funcionase de la forma en que lo espera, no hubiesen engañado a su par.

Los estudios e investigaciones de este tipo solo pueden comprobar que la monogamia está cada vez más cerca de ser vista como algo en contra de la naturaleza de los seres humanos, y según esto, las relaciones polígamas pueden convertirse en un hecho que, alejado de las presiones y convencionalismos, podría ir tomando mayor aceptación en la sociedad.

Comparte