NOTICIAS SALUD 

Buenos augurios en el tratamiento del cáncer de colon

El cáncer de colon y recto es el quinto cáncer de mayor incidencia en el Perú y se presenta con mayor frecuencia a partir de los 50 años, señaló el Dr. Mauricio León Rivera, director de la Liga Contra el Cáncer, director médico del Centro Detector del Cáncer y cirujano oncólogo de la Clínica Ricardo Palma.

Según el último reporte de Globocan 2020 en nuestro país la prevalencia del cáncer de colon es de 11.4 x 100,000 peruanos, registrándose cada año 4,636 nuevos casos de cáncer de colon y 2,635 fallecimientos por esta enfermedad, lo que significa casi 8 peruanos muertos al día.

Sobre este tema, el especialista mencionó que cada día nacen nuevas esperanzas en el tratamiento contra esta enfermedad, de acuerdo a una reciente publicación de la revista científica The New England Journal of Medicine sobre un estudio en pacientes con cáncer de colon que lograron recuperarse totalmente, utilizando el producto “dostarlimab”, un fármaco experimental contra el cáncer que augura convertirse ojalá en el nuevo hito de la oncología mundial.

Este medicamento se administró a un total de 18 pacientes del Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering (MSKCC) de Nueva York que padecían cáncer de colon, el cual se aplicó cada tres semanas durante seis meses. Esta droga inhibe los puntos de control desenmascarando las células cancerígenas lo que permite a nuestro sistema inmunitario identificarlas y destruirlas.

El Dr. Mauricio León dijo que los avances científicos brindan una gran perspectiva sobre la evolución del tratamiento del cáncer  y con esto ofrece un futuro alentador para el manejo de esta enfermedad.

Asimismo, expresó que el cáncer de colon es bastante común en todo el mundo y con un diagnóstico precoz es tratado con resultados muy favorables, tanto así que es posible su curación en más del 90% de estos casos.

Cabe mencionar, que el cáncer en su inicio es asintomático o no tiene «ningún síntoma» pero cuando progresa pueden dar distintos síntomas como sangrado por vía anal, cambios en el hábito intestinal persistente por más de cuatro semanas, anemia sin razón aparente, dolor abdominal persistente y/o baja de peso inexplicable de más del 10% del peso habitual.

Comparte