NOTICIAS 

7 consejos para hablar de menstruación con nuestras hijas e hijos

Lima.- ¿Por qué aún nos cuesta hablar sobre menstruación con nuestro hijos/as? A pesar de que es un proceso natural, la primera menstruación suele generar sorpresa, miedos o preocupaciones en las niñas, ya que, el tabú y la falta de información, impiden que podamos verla con naturalidad y libertad. Esto tiene que cambiar.

“Hablar sobre menstruación va más allá de conocer productos menstruales, es generar condiciones para que niñas y adolescentes vivan esta experiencia de manera informada, segura y digna” comenta Stephania Lozano, psicológica especialista en gestión menstrual y Coordinadora del proyecto Nuevas Reglas implementado por Plan International y Kotex.

Por ello, nos brinda 7 consejos que te ayudarán a abordar este tema en el hogar:

  1. Prepárate tú primero: Es clave que antes de abordar el tema, te preguntes: ¿qué significa la menstruación para mí? ¿Qué deseo que mis hijas e hijos sepan? ¿Me avergüenza hablar sobre este tema? Si sueles percibir la menstruación como algo incómodo, sucio o negativo, te invitamos a que, poco a poco, vayas cambiando esa idea para construir una mirada más positiva de un proceso natural que vivirás por muchos años.
  • Conoce más sobre la menstruación y ciclo menstrual: Recuerda que TÚ eres un referente importante para tu hija e hijo, por eso, anímate a investigar sobre menstruación, ciclo menstrual, cambios en la pubertad y adolescencia, etc. Si no conoces algo, acude a un especialista en salud para que te brinde pautas sobre nutrición, psicología e higiene y te ayude a identificar potenciales riesgos que se pueden presentar en la menstruación. Al asumir un rol activo en la educación de las y los hijos, lograremos tener mayor seguridad y confianza para hablar sobre este tema y otros que estén relacionados.
  • ¡Ahora sí! Prepara a tu hija o hijo: Las niñas y niños son curiosos y preguntarán cada hecho que sea nuevo para ellos. Aprovecha este momento para hablarles sobre menstruación poco a poco. Comparte tu propia experiencia para brindarles información y aclarar sus dudas, por ejemplo, puedes mostrarles un producto menstrual o explicarles por qué a veces tienes cólicos o te sientes cansada. Abordar este tema desde edades tempranas ayuda a que lo vean de manera natural y normal.
  • Ponte en su lugar: Recuerda cuando tuviste tu primera menstruación, ¿qué te hubiera gustado saber previamente? ¿Qué emociones experimentabas? Será importante que te pongas en el lugar de tu hija para comprender todo lo que está viviendo en esta nueva etapa. Asimismo, no generemos situaciones que puedan causarle vergüenza como dramatizar este hecho natural regalándole flores o contándole a un familiar lo que le ocurre. Tampoco usemos frases como “ya es una mujer” o “ya se está desarrollando”, porque puede generar incomodidad o miedo. Asegúrate de que viva esta etapa manera positiva y sin limitaciones.
  • Fortalece su imagen: Evitemos burlas sobre la imagen corporal de nuestras hijas e hijos, ya que, podríamos generarles incomodidades y crearles una auto imagen errónea. Menciónales que el valor de una persona no está en lo físico, sino en el interior, y hazle saber que es los cambios que están apareciendo en su cuerpo son normales. De esta manera, ayudamos a quitar cualquier imagen negativa que tengan sobre su cuerpo.
  • Involucra a tu hijo varón: La menstruación no es una cuestión solo de chicas. Los niños también merecen estar informados para que comprendan lo que experimenta su hermana, mamá o compañera de clase. Puedes explicarles para qué sirven los productos menstruales o cuáles son los cambios que se presentan en el ciclo menstrual. Todo ello, permitirá que sean empáticos y no emitan burlas o chistes que refuercen prejuicios sobre la menstruación.
  • Sé una fuente de apoyo: Un buen acompañamiento permite que la niña acepte este proceso natural de manera positiva. Existen varias maneras de hacerlo: pueden hacer un seguimiento de su ciclo menstrual a través de un calendario, también puedes mostrarle los diferentes productos menstruales y ayudarla a elegir el más adecuado. Otra idea es armar un kit menstrual y brindarle tips sobre cómo gestionar una emergencia que se le presente fuera de casa. Cuanto más acompañamiento brindemos, más empoderada y segura se encontrará tu hija.

Anímate a romper con el tabú de la menstruación generando conversaciones con las niñas y niños, ya que, de esta manera, además de mejorar nuestra relación con ellas y ellos, también estaremos contribuyendo a que tomen decisiones acertadas sobre salud menstrual. ¡Es un importante hecho que tu hija merece vivir con mucha tranquilidad, confianza y seguridad!

Comparte