NOTICIAS SALUD 

Aprende a manejar el estrés a través del yoga y la meditación

Lima.- Vivimos en un mundo muy acelerado, donde la inmediatez y la agilidad, son requisitos para casi todas las actividades de nuestro día. Por eso, es que muchas personas necesitan incluir en su rutina técnicas y herramientas -como el uso de la atención plena o mindfulness–, para equilibrar el estrés, la presión del trabajo y la vida.

Samantha Clayton, Vicepresidenta de Rendimiento Deportivo y Educación Física Mundial de Herbalife Nutrition, menciona que la meditación y el yoga promueven la atención plena, lo que a su vez, puede mejorar los síntomas de la ansiedad e incluso, habilidades cognitivas.

A menudo, el yoga es utilizado como técnica terapéutica, pero estos ejercicios también pueden ayudar con la concentración, el estrés y la actitud, especialmente cuando se combinan con ejercicio regular y una alimentación equilibrada.

¿Cómo el yoga ayuda a relajarte?
El yoga se puede realizar antes de empezar el día y después del mismo. Sirve para aclarar la mente, establecer un tono positivo y relajarse antes de dormir.

Según Harvard Health, algunos de los principales beneficios de esta práctica para la salud, son:

Baja el ritmo cardíaco
Reduce la velocidad de respiración
Disminuye la presión arterial
Permite centrarse en el presente

Los “sí” y “no” de la meditación

Samantha comparte algunos consejos de meditación simples y prácticos para calmar la mente y reflexionar sobre el día:

No pienses que necesitas un lugar completamente silencioso y apartado para practicar. En el mundo real, y especialmente en un hogar con niños o en la oficina, encontrar el silencio completo es una tarea casi imposible.
Sí intenta alejarte de todas las distracciones importantes, como teléfonos, pantallas de computadora y espacios increíblemente ruidosos. Si estás en casa, cierra la puerta de tu habitación.

No te convenzas de que necesitas un equipo especial, como un tapete de yoga, campanas o mantas. Puedes meditar en cualquier lugar.

Sí procura sentarte o acostarte en un lugar cómodo donde te sientas relajado. Puedes mantener los ojos abiertos o cerrados, solo haz lo que te parezca mejor.

No te obligues a comenzar a respirar con un estilo específico, como la respiración del vientre o la nariz. Puedes trabajar en la técnica de respiración una vez que comiences a sentirte cómodo con la meditación.
Sí concéntrate en tu respiración. Siente el aire entrando y saliendo de tu cuerpo. Simplemente ten en cuenta tu respiración y cómo se siente.

No empieces a pensar negativamente cuando tu lista de compras o de tareas empiece a meterse en tu mente.
Sí ten una o dos palabras clave que te ayuden a relajarte o te guíen hacia una sensación positiva de bienestar.

Intenta encontrar 20 minutos de silencio para ti una o dos veces al día. Recuerda que la meditación se considera una práctica, al igual que el yoga.

Comparte