MODELAJE NOTICIAS 

Andrea Piecuch ex Miss Universo se sincera sobre el ‘bullying’ cibernético y el odio al que fue sometida

La ex Miss Estados Unidos 2019, Cheslie Kryst, se quitaba la vida el pasado 31 de enero. Ante la posible relación de este hecho con una depresión profunda, la ex Miss Universo 2019, Andrea Piecuch, ha compartido con sus seguidores una conversación pública acerca del bullying cibernético y el discurso de odio al que muchas de las concursantes en estos certámenes están sometidas, sobre todo desde plataformas digitales donde muchos ocultan su sidentidad y consideran que sus palabras no tienen consecuencias.

Andrea ha lanzado el mensaje con la esperanza de poder ayudar y llegar a todas las personas que sufren este problema. «Por el bien de Cheslie y de muchas otras que, como ella, sufren en silencio, este post es para ustedes», ha comenzado escribiendo la ex Miss Universo de las Islas Vírgenes de Estados Unidos. Quien ha proseguido explicando que «hace dos años, cuando gané mi titulo de Miss Universo no tenia exactamente una idea del ridículo y el odio al que me estaba exponiendo», ha asegurado la modelo. 
Al ganar el certamen la exreina de la belleza pensaba que se la abrirían muchas puertas y su ilusión era la de pensar que comenzaba una nueva etapa con la que estaba entrando en los mejores años de su vida, pero pudo comprobar que los sueños que tenía en relación a su título nada tenían que ver con la cruda realidad que lo rodeaba.  «Aunque no puedo negar que algunos momentos de ese período fueron felices y gratificantes, hubo momentos de ansiedad y depresión a partes iguales», ha confesado la diseñadora.

Para ella, hablar sobre este asunto la ha ayudado a crecer frente al lenguaje de odio volcado, sobre todo, en las redes. Junto a la publicación ha aportado algunas capturas con ejemplos sobre los desagradables y agresivos comentarios a los que se ha tenido que enfrentar. «En mi caso, hubo personas que hasta me dijeron que me matara. Esa gente no se hace responsable de sus palabras y ni de sus acciones. Si hay algo aprendí de Cheslie es a hablar», ha afirmado Andrea, quien mantenía una relación de amistad con la ex Miss fallecida.

La exreina de la belleza recuerda que al leer esos comentarios sentía muy baja su autoestima y «rezaba a Dios pidiendo comprensión y fuerza para ser el modelo a seguir que tanta gente esperaba que fuera», ha confesado. Andrea encontró la salvación refugiándose en la oración, en el apoyo de su familia, amigos cercanos y también de «algunos desconocidos», que se unieron para «hacer todo lo posible para animarme y superarlo».

Andrea busca que su mensaje pueda calar en otras mujeres víctimas del bullying cibernético y les anime a creer en ellas mismas y a no dejarse llevar por las presiones a las que se ven sometidas. «Comparto este mensaje ahora que muchas de nosotras estamos aflijidas. Quiero que sepan que no están solas. Las respeto. Son más fuertes de lo que creen. Nadie más que tú misma puede definir quién eres, y aunque ellos lo intenten, no los dejen ganar», con esta motivadora frase ha finalizado su texto en apoyo a todas las personas que sufren acoso en internet.

Hace una semana, cuando Andrea se enteró de la noticia de la muerte de su amiga Cheslei compartió con sus seguidores varias fotografías donde ambas apareción juntas y sonrientes en el certamen de Miss Universo 2019 con un emotivo mensaje. «Esto se siente como un mal sueño del que desearía poder despertar… Todavía no puedo creer que sea real… Cheslie, te amamos», escribía junto a un corazón roto. Andrea no encontraba las palabras para describir «el dolor de esta pérdida inimaginable y me duele el corazón por tu familia». 
Volvía a enfatizar en la dureza que rodea el mundo de la belleza. «Los concursos y esta industria pueden ser muy crueles y nunca sabes realmente por lo que alguien está pasando a puerta cerrada. Por favor, sean amables unos con otros, no saben el impacto que sus palabras pueden tener en una persona controlen a sus amigos que parecen estar luchando, pero especialmente a los que parecen no estarlo», así finaizaba entonces su publicación.

Comparte