Cinco estrategias para reactivar tu restaurante

• Pese al descenso de contagios en Lima, según cifras de Essalud, es necesario continuar tomando las medidas de bioseguridad correspondientes para evitar riesgos.
• La adecuada ventilación y el oportuno distanciamiento, gracias a los amplios espacios, se ha convertido en uno de los requisitos de mayor demanda por parte de los comensales.

Lima, setiembre de 2020.- Pese a que se ha registrado una baja aproximada de 21% en las cifras de contagio por el covid 19 en Lima, según cifras de Essalud, es necesario continuar respetando los protocolos de bioseguridad como el uso de mascarillas y distanciamiento social, en especial, cuando se recurren a establecimientos comerciales.
Asimismo, como parte de la “nueva normalidad”, es indispensable que el equipo humano de los restaurantes cumpla con todos los requerimientos necesarios para minimizar cualquier riesgo de contagio, al igual que, los comensales que asistan a disfrutar de un gran momento y alimento, desde el lavado de manos frecuente, hasta la desinfección constante de espacios comunes antes, durante y después de la atención en salón.
Por ello, como parte de las estrategias de prevención, “el aprovechamiento de los espacios amplios que permiten una adecuada ventilación han reducido considerablemente los riesgos de contagio dentro de los restaurantes”, como indica Ángelo de Barbieri, gerente general de El Bolivariano, además de otras medidas que contribuyen a la seguridad y salubridad para una idónea reactivación:
• Implementar un delivery propio: Es fundamental contar con un plan de prevención y control de coronavirus dentro de un restaurante que ayudará a mitigar la expansión del virus, por ello, muchos restaurantes han optado por poner en marcha un delivery propio, adicional a los conocidos por aplicativo, que cuente con todas las medidas biosanitarias de limpieza y desinfección, lo que asegura la salubridad de los alimentos “para llevar”.
• Aprovechar la amplitud del restaurante: Los ambientes con amplios espacios que, a su vez, permiten el adecuado acceso de ventilación, garantizan la renovación de aire, aspecto importante para mantener las áreas interiores libres de gérmenes que propicien enfermedades respiratorias. Al igual que la eliminación de manteles y cartas reusables, reemplazándolos por descartables, eliminando un posible foco infeccioso por ser de uso común.
• Ventilación natural: Los lugares ventilados reducen los riesgos de contagio y ayudan a disipar los aerosoles o gotículas respiratorias que quedan suspendidas en el aire gracias a las corrientes en lugares con grandes ventanas y puertas abiertas, a diferencia de los sistemas de ventilación artificial, que solo recirculan el aire, como ventiladores o sistemas de acondicionamiento ambiental.
• Permitir el ingreso de rayos solares: El fuerte impacto de los rayos ultravioleta es menos favorable para el virus, pues los gérmenes que puedan haber sido diseminados en superficies o en suspensión en el aire quedarían inactivos al ser expuestos directamente a la luz solar.
• Continuar con las medidas de bioseguridad: Seguir respetando las medidas de bioseguridad, como evitar las aglomeraciones, mantener la mascarilla puesta incluso dentro del local hasta el instante de ingerir los alimentos, desinfectarse constantemente las manos y mantener una distancia prudente gracias al aforo limitado del 40% en restaurantes.
Finalmente, guardar el distanciamiento social dentro del restaurante y en áreas como la cocina, cumpliendo con el uniforme completo de prevención como guantes, mascarillas, gorras y lentes de protección, los cuales son desinfectados al final de cada turno del personal conforme a lo dispuesto por el estado, brindarán los mejores resultados de salubridad a fin de no bajar la guardia ante este enemigo invisible.

Comparte