NOTICIAS SALUD 

¿Cómo cuidar la piel de un adulto mayor durante el verano?

Lima.- Con la llegada del verano nadie desea quedarse en casa, las altas temperaturas invitan a las personas a refrescarse en la playa o salir a caminar al aire libre. Por lo que es importante proteger la piel contra los rayos UV, especialmente en los niños y adultos mayores, ya que su dermis es mucho más sensible, frágil y delicada.

“Con los años la piel cambia, durante la tercera edad pierde capas de epidermis, se atrofia y se hace visiblemente más delgada, así como se reseca perdiendo elasticidad y fuerza. A esto se debe sumar el daño provocado por el sol acumulado durante toda la vida. Por eso, los adultos mayores necesitan cuidados específicos a nivel cutáneo”, afirma la Lic. Magaly Rojas Hilares, docente del programa de Asistencia al Adulto Mayor de Educación Continua en el Instituto Carrión.

Según el INEN, la mayoría de los cánceres a la piel en personas mayores se forman en las partes del cuerpo expuestas al sol. Por otro lado, el Ministerio de Salud (MINSA), afirma que cada año en el Perú, se diagnostican 1300 nuevos casos de cáncer de piel tipo melanoma.

“Menos de la mitad de los adultos mayores se protegen la piel al exponerse al sol por falta de hábito”, afirma al respecto la especialista.

Teniendo en cuenta ello, brinda cinco recomendaciones para cuidar la piel de los adultos mayores durante el verano.

Usa bloqueador solar. Ante los rayos UVA/UVB con un FPU 50+. cada 2 horas durante el día, el protector solar se debe aplicar 20 minutos antes de exponerse al sol con la piel lavada y seca. Este te permitirá evitar quemaduras solares, envejecimiento cutáneo y cáncer de piel.

Controla la exposición solar. No exponerse al sol entre las 10:00 am y las 04:00 pm y, si se está expuesto, usar ropa holgada como camisones, pantalones hasta el tobillo y sombrillas. Recuerde que el tiempo máximo que deben exponerse al sol es de una a dos horas.

Utiliza sombrero de ala ancha. Que tengan como mínimo 7.5 centímetros en toda la circunferencia. Son la principal forma de protegerse de la RUV, porque la cara, cuello y orejas son las zonas más expuestas al sol y las más vulnerables a las dos formas más comunes de cáncer de piel.

Cambia tus hábitos alimenticios. Fortalece tu piel consumiendo frutos ricos en antioxidantes como fresas, moras, arándanos, entre otros. Así como verduras de colores amarillos, naranjas, rojizos y verdes, como son la zanahoria, el tomate, las espinacas o el brócoli. La razón es que todas ellas son ricas en beta-carotenos que potencian la producción de la melanina, que son las células que protegen la piel del sol.

Bebe abundante agua durante el día. Esto ayudará que tu piel se mantenga hidratada frente a la resequedad que puede provocar el sol.

La especialista del Instituto Carrión también señaló que “ante una quemadura e insolación, utiliza compresas con agua fría o envuelve hielo en una toalla para colocarlo sobre la piel en zonas de elección como axilas, ingle y frente para bajar la temperatura. También coloque bolsitas de té en los parpados por 5-10 minutos y tome abundante agua para que la piel no se deshidrate. Si no mejora, asista a un establecimiento de salud”.

Comparte