MODELAJE NOTICIAS 

Las impactantes renuncias de dos Miss USA

EE.UU.- Durante su año de servicio, las reinas de los concursos son muy visibles, hacen apariciones en eventos, defienden causas importantes y hablan en compromisos públicos, todo a título oficial. Pero tras la impactante doble renuncia de la Miss USA 2023 Noelia Voigt, y de la Miss Teen USA 2023 UmaSofia Srivastava esta semana, con solo unos días de diferencia, los que saben están pintando un cuadro de campeonas nacionales alejadas de sus deberes habituales, una organización en desorden y jugadores clave que parecen ser incapaces de expresar sus experiencias y preocupaciones.

La organización Miss Estados Unidos, que organiza ambos certámenes, ha sido criticada en medio de acusaciones de mala gestión, un ambiente de trabajo hostil y condiciones que llevaron, en particular, a la renuncia de Voigt con el argumento de que su rol estaba afectando su salud mental.

Srivastava, de 16 años, que representó a Nueva Jersey en Miss Teen Estados Unidos, publicó un comunicado en Instagram diciendo que sus valores personales «ya no se alinean completamente» con los de la organización, Voigt, de 24 años, que representó a Utah en Miss Estados Unidos, escribió una larga pero críptica publicación, citando su salud mental. Sin embargo, pronto se volvió viral por un aparente mensaje oculto: la primera letra de las primeras 11 oraciones decía «Estoy silenciada» (Voigt no se ha referido posteriormente esta especulación).

«Respetamos y apoyamos la decisión de Noelia de dejar sus funciones», dijo el certamen Miss USA en un comunicado tras el anuncio. «El bienestar de nuestras campeonas es una prioridad absoluta y entendemos su necesidad de priorizarse a sí misma en este momento», afirmaron. La organización no ha respondido a la solicitud de CNN para más comentarios.

En respuesta, varias campeonas estatales actuales que compitieron junto a Voigt por Miss USA, incluida Miss Carolina del Norte USA 2023 Jordyn Ashlee McKey, Miss Wisconsin USA 2023 Alexis Loomans y Miss Nueva York USA Rachelle di Stasio, compartieron mensajes en las redes sociales en apoyo de Voigt, pidiendo a la organización que «libere a Noelia de la cláusula de confidencialidad de su contrato, a perpetuidad, para que pueda hablar sobre sus experiencias y de su tiempo como Miss USA».

Denise White, representante de relaciones públicas de Srivastava y Voigt (y Miss Oregón USA de 1994) alegó que ambas ganadoras están limitadas por acuerdos de confidencialidad «férreos» en sus contratos.

Hasta la fecha, ni Voigt ni Srivastava han revelado públicamente lo que las llevó a renunciar. Pero en una carta de renuncia proporcionada a la organización Miss USA y obtenida por CNN, Voigt se refiere a una serie de preocupaciones, que van desde frustrantes problemas de gestión hasta acusaciones más serias. Describe un «ambiente de trabajo tóxico» que «en el mejor de los casos, habla de una mala gestión y, en el peor, de intimidación y acoso». Acusó a la CEO del certamen, Laylah Rose, de «difamar» a su persona en conversaciones dentro y fuera de la organización, incluso de haber llamado a Voigt «mentalmente enferma». Rose es emprendedora y CEO de VIP Pageantry Network, que se hizo cargo de la marca en 2023.

Voigt dice que las comunicaciones que Rose le dirigió fueron «frías e innecesariamente agresivas» y que nunca tuvo una reunión formal sobre sus responsabilidades. A pesar de la falta de comunicación sobre su papel, fue «constantemente amenazada con medidas disciplinarias», e incluso con la posibilidad de quitarle el salario, según el documento.

La organización no logró coordinar el alojamiento para los viajes de Voigt en múltiples ocasiones, escribió, y no le proporcionó un apartamento ni un automóvil durante meses, como indicaban sus premios. Tampoco tenía un «cuidador eficaz», según afirmó, lo que llevó a un caso en el que Voigt dice que fue acosada sexualmente durante un desfile de Navidad en Sarasota, Florida, mientras estaba sola con una persona no identificada en un automóvil.

Según la carta de Voigt, Rose está «construyendo activamente una cultura del miedo y el control, la antítesis del empoderamiento de las mujeres, es decir… insegura para futuras ganadoras y empleados».

Además, escribió que no puede expresar públicamente sus preocupaciones, debido a que está «silenciada contractualmente para poder hablar por mí misma».

«Las cosas se están desmoronando»

Según la representante White, las respectivas renuncias de Voigt y Srivastava no fueron coordinadas.

«Lo que he presenciado y visto es acoso, un ambiente de trabajo tóxico e intimidación», dijo White en una entrevista telefónica con CNN. «Simplemente no es propicio para una organización de mujeres que se supone que debe elevarlas y promover el uso de su voz. Es todo lo contrario», afirmó.

Ambas ganadoras del certamen buscaron el apoyo de la gerencia de Miss Universo, propietaria de la organización Miss USA, sin éxito, agregó.

«Ambas jóvenes siempre intentaron resolver cualquier problema en silencio tras bastidores», explicó. «El hecho de que la Organización Miss Universo ni siquiera haya respondido a la renuncia de Noelia en este momento es simplemente una evasión. No es de extrañar que las cosas se estén desmoronando. Porque nadie sabe qué hacer».

La organización Miss Universo y Rose, a través de Miss USA, no respondieron a las solicitudes de comentarios de CNN.

El entrenador de Voigt para el concurso, Thom Brodeur, quien ha trabajado con concursantes de Miss USA desde 1991 y comenzó a trabajar con Voigt cuando ella se preparaba para Miss Utah, insistió sobre un territorio nuevo y siniestro para la organización bajo el liderazgo de Rose. «Ninguna mujer ha renunciado jamás como Miss USA o Miss Teen USA y ella las perdió a ambas en 48 horas», dijo.

Incluso antes de que Voigt y Srivastava renunciaran, había confusión en la organización, según White, Brodeur y la exdirectora de redes sociales de Miss USA, Claudia Engelhardt, quien también renunció en los últimos días. Engelhardt afirmó en Instagram que había trabajado sin paga durante dos meses después de ser contratada, que había visto un «deterioro» en la salud mental de Voigt y que fue testigo de una «falta de respeto» hacia Srivastava y los miembros de su familia.

Y según Engelhardt, no fueron los únicos miembros de la organización Miss USA que se marcharon. Cuando asumió su cargo en enero, formaba parte de un equipo ya pequeño de cinco empleados. Ahora, dice, después de múltiples despidos y renuncias, el equipo se reduce a Rose y a otro empleado. Varias fuentes dijeron que la rotación ha sido constante.

«Este no es un concurso estatal. No es un concurso local. Necesitas todo un equipo», dijo Engelhardt en una llamada telefónica con CNN.

Engelhardt dijo que creía que estaba solicitando un puesto independiente y se sorprendió al descubrir que la contrataban como parte del personal. Aún así, afirmó, no recibió ningún contrato de empleado, ni incorporación ni orientación. No había nadie más que la ayudara a gestionar las necesidades diarias de redes sociales de la marca nacional, dijo, y a menudo se topaba con lo que ella enmarcaba como el enfoque autoritario de Rose hacia sus cuentas sociales.

«Bloqueaba cuentas de Instagram de personas con las que tenía discrepancias personales. Censuraba comentarios y dejaba comentarios para la página de Miss USA como si fuera Noelia», afirmó Engelhardt.

White también alegó que Rose se hizo pasar por las dos ganadoras del concurso en sus cuentas oficiales. Semanas antes de que Voigt renunciara, había anunciado en una publicación de Instagram que ahora fue eliminada de su cuenta personal que «ya no tenía acceso» a sus páginas de Miss USA.

Un camino difícil hacia adelante

Engelhardt dijo que fue testigo de primera mano del impacto que el papel tuvo en Voigt, a quien considera una amiga además de una excolega. «(Vi) cómo se estresaba cuando la dueña la bombardeaba constantemente con correos electrónicos», recordó. «Ella vivía constantemente en un estado de ansiedad».

Pero a pesar de los factores estresantes del día a día, Voigt alegó que sólo hizo pocas apariciones públicas. Dijo en su carta que, aparte de un puñado de entrevistas de prensa en Los Ángeles después de su victoria y otras posteriores en Utah, el estado que había representado en el certamen de Miss USA, «no había hecho apariciones fuera de Sarasota, Florida», donde vivía. Esto se debió a una «falta de comunicación» que le pareció «desconcertante», escribió.

«Nuestra Miss USA, que debería haber sido contratada y estar ocupada con infinitas oportunidades, estaba sentada sin hacer nada, y no es porque no quisiera, sino por una mala gestión», dijo Engelhardt.

El 9 de mayo, el certamen Miss USA anunció que Savannah Gankiewicz, Miss Hawaii USA 2023 y primera finalista detrás de Voigt en el certamen Miss USA 2023, asumiría el título nacional y sus responsabilidades. Será coronada oficialmente el 15 de mayo.

«Estamos orgullosos de coronar a Savannah como Miss USA 2023, una verdadera representación de visión, inteligencia y compasión», dijo Rose en un comunicado. «Su dedicación para empoderar a las mujeres a través del amor propio y la confianza es inspiradora, y esperamos con ansias su impactante reinado como Miss USA».

«Apoyo y respeto plenamente la decisión de Noelia de dimitir y me solidarizo con la concienciación sobre la salud mental», dijo Gankiewicz. «A mis compañeras hermanas Miss USA, creo que es crucial para nosotras mantenernos unidas por el futuro de la organización y la generación entrante de 2024 y más allá».

Aunque muchos han ofrecido su apoyo público a las dos ganadoras del concurso que renunciaron, incluida Shanna Moakler, quien supervisó la victoria de Voigt en su papel de directora estatal del certamen Miss Utah USA y Cindy Provost y Debbie Miller, quienes supervisaron la victoria de Srivastava como directoras estatales del certamen Miss New Jersey Teen USA, Engelhardt y White esperan que otras den un paso al frente para revelar más sobre lo que ven como una cultura asfixiante, así como las posibles ramificaciones legales, que mantienen calladas a las campeonas.

Comparte